Pensamientos sobre el Trabajo en Oficina Obligatorio

Querido equipo ejecutivo,

Hemos tenido una larga relación con Apple. De hecho, antes de estar años, a veces décadas trabajando en Apple, muchos de nosotros éramos clientes fieles de Apple. Crecimos con Apple, hablamos con nuestros amigos y familias acerca de Apple, y soñábamos con unirnos a Apple. Después, finalmente, lo hicimos. Apple creció a mediados de nosotros. Como ustedes, muchos de nosotros estábamos allí durante la experiencia de cercana muerte que tuvo Apple. Todavía estamos aquí, ahora que Apple es la compañía más valorable del mundo. Hoy, con su liderazgo y nuestras ideas servimos todos nuestros clientes e intentamos sorprenderlos y hacerlos felices con nuestros productos. Pero nuestra visión del futuro se aleja de la del equipo ejecutivo cada vez más.

Queríamos anotar algunos de nuestros pensamientos acerca del retorno a la oficina para que puedan entender porque no creemos en el piloto de Trabajo Híbrido. Ustedes le han dicho que la decisión del piloto de Trabajo Híbrido es para combinar la “necesidad de comunicar en persona” y el valor del trabajo flexible. Pero en realidad, no reconoce el trabajo flexible y es simplemente motivado por miedo. Miedo por el futuro del trabajo, miedo por la autoridad propia del trabajador, miedo de perder control. Déjenos explicar.

Primero, “Serendipidad.”

En su primer correo titulado “Volviendo a nuestras Oficinas”, hablan acerca de la “serendipidad que viene cuando uno se encuentra a un colega” cuando todos están en el mismo lugar. Pero no estamos todos en un lugar. No tenemos solo una oficina, tenemos muchas. Y muchas veces, nuestras organizaciones funcionales tienen sus propias oficinas, en las cuales empleados de otras organizaciones no pueden trabajar. Esta estructura aislada es parte de nuestra cultura. No toma suerte para poder superar las comunicaciones aisladas y hacer conexiones con diferentes organizaciones que son vitales para el funcionamiento de Apple, toma intencionalidad. Tenemos que tener la capacidad de poder conectarnos mutuamente intencionalmente, y tener la oportunidad de hacerlo. Slack ha ayudado bastante durante los últimos dos años. Aun así, escogieron mantenernos en grupos aislados de Slack e intentaron prevenir nos de hablar entre nosotros, para que ingenieros de software no hablen con empleados de AppleCare por casualidad, y para que trabajadores de nuestras tiendas no conozcan ingenieros de hardware por casualidad. Durante el año pasado, han hecho la posibilidad de crear comunidades compartidas donde la serendipidad podría haber pasado, en línea y de forma remota, imposible. Sea en clubes de empleados donde hay una “espera temporal para aprobar clubes nuevos” o canales de Slack públicos, los cuales ahora necesitan soporte directoral y solo pueden ser acerca del trabajo en forma muy estricta.

Segundo, “colaboración en persona”.

Definitivamente vemos los beneficios de colaborar en persona; el tipo de proceso creativo habilitado por la comunicación de banda ancha al estar en el mismo local, sin límites de tecnología. Pero para muchos de nosotros, esto no es algo que necesitamos todos las semanas, a veces ni siquiera cada mes, y definitivamente no todos los días. El piloto de trabajo híbrido es una de las formas más ineficientes de facilitar que todos estén en una sala, si es que hay necesidad.

Lo que requerimos para la creatividad y para dar un trabajo excelente es tiempo y pensamiento duro. Pero estar en una oficina no permite esto, especialmente en muchas de nuestras nuevas oficinas, con sus planes de piso abierto, lo cual hace difícil concentrarse en un periodo de tiempo extendido.

Además, con todos trabajando “de forma remota” era mucho más fácil comunicarnos con colegas en otras oficinas. Por ejemplo, un miembro del equipo en EEUU puede tener una reunión con alguien del Reino Unido en la mañana y juntarse con alguien de Japón un par de horas más tarde. Esto creó un estilo de colaboración internacional que no habíamos visto previamente, donde colegas que están “más lejos” podrían finalmente contribuir de la misma forma que la gente en nuestras gran oficinas y no sentirse como participantes de segunda clase.

Tercero, “Flexibilidad”.

Tres días fijos en la oficina y dos días de teletrabajo interrumpidos con un día en la oficina no es flexibilidad. Menos aún para las organizaciones que tienen que estar en la oficina cuatro o cinco días. O miren a nuestros colegas en las tiendas, donde hay muchos roles que se podrían hacer fácilmente desde sus casas, pero que están juntos con personas que tienen que estar en la tienda. Nuestros amigos en AppleCare tienen equipos dedicados teletrabajando 100% y otros que trabajan 100% en oficina. Ambos tipos de equipos hacen el mismo trabajo, pero ningún empleado tiene la flexibilidad de cambiar entre trabajar en casa o en oficina.

No estamos pidiendo que todos trabajen en sus casas. Estamos pidiendo poder tomar la decisión nosotros, juntos con nuestros equipos y jefes directos, cual es el estilo de trabajo que funciona mejor para cada uno, sea en oficina, en casa, o de forma híbrida. Dejen de tratarnos como niños de escuela que necesitan que les digan dónde estar y qué tareas hacer.

Y deja de decir que excepciones son aprobadas “de caso en caso”, cuando hay muchos departamentos en donde ninguna excepción fue aprobada durante el último año, pese a que muchas personas fueron aprobadas para teletrabajar en años antes de la pandemia. El piloto de trabajo híbrido no ayuda a la flexibilidad, es una distracción y un paso atrás para la flexibilidad de muchos de nuestros equipos.

Cuarto, “el viaje al trabajo”.

No podemos creer que tenemos que deletrearlo, pero viajar a la oficina, sin una necesidad real de estar allí, es un gasto de tiempo inmenso, además de un gasto de recursos mentales y físicos. Muchos de nosotros nos demoramos horas en viajar desde y hacia la oficina, solo para estar en un ambiente donde hacemos un peor trabajo o para estar en una llamada de video, porque tenemos que trabajar con un colega en una oficina en el otro lado de la ciudad, país, o planeta.

Durante los últimos dos años, muchos de nosotros descubrimos que teníamos más tiempo en el día. La diferencia es impactante: alguien que trabaja ocho horas al día para Apple de su casa, por ejemplo, pero tiene un viaje de una hora al trabajo solo tiene 6 horas de productividad al día, sin invertir más de su tiempo privado.

Estimamos que el tiempo que se demora en llegar al trabajo promedio es aproximadamente el 20% del día laboral. Es tener a todos en la oficina todo el día realmente necesario? Si ese es el caso, ¿por qué no nos pagas ese tiempo adicional?

Quinto, la diversidad.

Apple siempre va a tener gente que quiere trabajar aquí, pero nuestras reglas que requieren a todos mudarse a la oficina donde su equipo está, y el estar en la oficina 3 días a la semana, va a cambiar el bosquejo de nuestros empleados. Va a hacer que Apple sea más joven, blanco, dominado por hombres, más neuronormativo, más personas sin discapacidad. Va a resultar en privilegios decidiendo quien puede trabajar para Apple, no quien es más capaz.

Privilegios como “naciendo en el lugar correcto para no mudarse” o “ser suficiente joven para comenzar una vida nueva en un/a ciudad/país nuevo/a” o “tener una pareja que se mudara consigo.” Y privilegios como nacer de un género que la sociedad no espera que cuide a los más jóvenes. O ser suficiente rico para pagar a que otros cuiden a los jóvenes.

En vez de lanzar dinero al problema y subir los bonuses para reemplazar nuestros colegas que se fueron por la falta de flexibilidad, porque no creamos un ambiente laboral en el cual todos los que queremos trabajar con Apple podemos hacerlo?

Sexto, la razón más importante.

Ya que el argumento de serendipidad es una débil para justificar trabajo en oficina, colaboración en persona se puede realizar de mejoras formas, las reglas actuales son inflexibles resultando en pérdidas de tiempo, y el impacto negativo en la diversidad, hay una razón mucho más importante para oponer el piloto de trabajo híbrido: es malo para Apple, tanto empleados como productos, y últimamente nuestros clientes.

Hablamos con nuestros clientes acerca de lo bueno que son nuestros productos para teletrabajar, pero, nosotros no lo podemos usar para teletrabajar? ¿Cómo podemos esperar que nuestros clientes lo tomen en serio? ¿Cómo podemos entender cuales son los problemas del teletrabajo que tenemos que resolver con nuestros productos si no los vivimos?

¿Cómo podemos esperar convencer a las mejores personas a trabajar con nosotros, si rechazamos a los que necesitan lo mínimo de flexibilidad? ¿Cómo podemos exigirles hacer su mejor trabajo, pero no confiamos en ellos para saber cómo hacerlo?

Conclusiones.

Trabajar en oficina es una tecnología del último siglo, de la época antes de amplias llamadas de video por internet y la capacidad de tener a todos en una aplicación de chat. Pero el futuro es para conectarse cuando haga sentido, con personas con aportes relevantes, sin importar donde estén.

En el correo de “Volviendo a nuestras oficinas” original, Tim dijo que “nos aseguraremos de que Apple cumplió con sus promesas a sus clientes pese a las circunstancias.” Es verdad, hemos cumplido con nuestras promesas y continuamos haciéndolo. Nosotros fuimos increíblemente flexibles y duros y encontramos formas nuevas de hacer nuestro trabajo, pese a no poder ir a una oficina en muchos casos.

Ahora nosotros le pedimos a ustedes, el equipo ejecutivo, que demuestren flexibilidad y dejen las reglas rígidas del piloto de trabajo híbrido. Dejen de controlar cuánto tiempo nos ven en la oficina. Ten confianza, sabemos cuanto nuestros pequeños aportes ayuda a que Apple sea exitoso y lo que se requiere para hacer eso. Nuestros jefes directos confían en nosotros y muchas veces serían felices para dejarnos trabajar de forma más flexible. Y porque no tendrían esa confianza, ya que lo hemos hecho por dos años. ¿Por qué no la tienen ustedes?

O como dijo Steve: “No tiene sentido emplear a personas inteligentes y luego decirles qué hacer. Empleamos personas inteligentes para que nos digan qué hacer.” Aquí estamos, las personas inteligentes que emplean, y les estamos diciendo que hacer: salgan de nuestros caminos, no hay una solución que cabe a todos, déjenos decidir cómo trabajamos de mejor forma, y dejanos hacer el mejor trabajo de nuestras vidas.

3184

Signatures

1445 from current and former Apple employees

Please sign below, we'll update the survey count manually from time to time based on the responses we get.

We would like to ask you to show your support for location-flexible work and speak out against inflexible workplace policies by filling out the following survey.

Responses from other signees

Thank you for your support! If you work at Apple, we'd like to invite you to our Discord servers below. Discord is very similar to Slack, but our servers are not controlled by Apple so we can speak more openly and came together to share our frustrations anonymously, and plan organizing more formally around shared concerns like Remote Work Advocacy. If are a current Apple worker and you do not feel comfortable joining our Discord servers, yet, consider joining the #remote-work-advocacy Slack channel (not accessible to all workspaces).

Anonymously Socialize

For all Apple, current and former. You will be anonymously verified, but remember, nothing Apple Confidential, please!

Gather Around Issues

Current Apple; no managers or HR. You'll need to be more formally verified, but we'll be discreet with your identity.